Tfno: 949 20 35 44 - 949 20 01 10 / WhatsApp: 638310858 marevaquimicos@hotmail.com

Ya está aquí el verano y si no vives cerca de la playa, probablemente te toque ir a una piscina. Frente al riesgo que supone este año ir a una piscina pública, se ha extendido el uso de las piscinas en comunidades de vecinos.

En Mareva te enseñamos cómo limpiar y desinfectar el agua de la piscina, que ha estado descuidada el resto de meses.

Regula el pH del agua de la piscina

Para que tu piscina esté limpia y no afecte negativamente a la piel de las personas que se bañen, tienes que ajustar el pH del agua entre el 7,2 y el 7,6. Si está por encima de ese valor, el cutis y los ojos podrían irritarse, los productos de desinfección serán menos efectivos y el agua no aparecerá clara. Si el pH está por debajo de esos valores, la superficie cutánea también sufrirá irritaciones.

Desinfecta el agua de la piscina

Lo ideal es que el residual de cloro libre esté entre 0.5 y 1.0 ppm en el agua. Así, el agua no estará turbia y con algas, ya que si no se desinfecta bien, se reproducirán microorganismos y otras células que no queremos en nuestra piscina. Para desinfectar la piscina, y siempre cuando no haya nadie bañándose en ese momento, podemos usar tabletas de cloro, oxígeno activo, o electrólisis salina. Después del tratamiento, hay que realizar un filtrado durante algunas horas, limpiar paredes y suelo, y esperar un día entero.

Evita las algas

No hay nada más incómodo que ver cómo el agua de nuestra piscina está marrón y con algas. Te recomendamos usar habitualmente un algicida. Las algas son bonitas para observar si hacemos snorkel, en el mar, pero en una piscina comunitaria son el ambiente ideal para la proliferación de bacterias, y además, con los rayos del sol, es más fácil que aparezcan.

Recuerda combinar el algicida con un producto desinfectante como el cloro. La mezcla aumentaré el efecto del algicida.

Agua clara y transparente

El problema de las piscinas es que en cuanto te descuidas pueden aparecer pequeñas partículas que ennegrecen y enturbian el agua. Ya sea porque el pH está demasiado alto, como hemos comentado en el primer punto, ya sea porque el filtro no funciona, o porque han proliferado algas, nadie va a querer bañarse si el agua aparece sucia y marrón.

Para resolverlo, hace falta usar un floculante, que hará que estas partículas aumenten de tamaño y, por tanto, retenidas por el filtro.

Un buen filtro para una piscina perfecta

De poco sirven los productos desinfectantes más caros si nuestra piscina no tiene un buen filtro. Con un filtro sucio, el agua estará sucia y si, además, usamos más productos químicos, eso podrá llegar a repercutir en la salud de los bañistas, ya sea por la agresividad de estos, como por los mismos gérmenes que se mantienen en el agua.

El filtro permanecerá como nuevo si realizamos contralavados y desinfectamos la arena por lo menos anualmente, antes de que empiece el verano o en el período estival de baños. Varias veces al año hay que limpiar de cal el filtro y, cada lustro, cambiarlo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies